Sep 08

Te hablamos de las máquinas centrífugas

Las máquinas centrífugas de laboratorio son el utensilio mecánico que cumple con la finalidad de ejercer un movimiento de rotación a unas muestras para conseguir separar, gracias a las capacidades de la fuerza centrífuga, distintos componentes.

Conseguir controlar el movimiento en este tipo de máquinas es clave para el resultado final. En este blog te contamos el por qué, ¿estás preparado?

 

Tipos de centrífugas

Tipos de centrífugas

Ahora que ya tenemos claro lo que es y para qué sirven las máquinas centrífugas de laboratorio, queremos explicarte los distintos tipos que existen.

Aunque podemos encontrar algunas otras, los principales tipos son las centrífugas de sobremesa, centrífugas de baja velocidad, minicentrífugas y refrigeradas.

De sobremesa

Su tamaño es reducido, por lo que es ideal para lugares o laboratorios donde el espacio es limitado. En términos generales, cuentan con espacio para tubos de ensayo de 1 ml a 1 litro.

Además de su tamaño reducido, destaca de ellas que no cuentan con refrigeración. Son muy útiles para separar partículas consideradas de gran tamaño.

De baja velocidad

Está pensada para algo muy concreto; conseguir concentrar las gotas que se ubican en las paredes de los tubos de ensayo en el fondo.

Por lo general, no están pensadas para su uso con muestras, sino para utilizar con tubos de hasta 2 ml de, por ejemplo, una PCR.

Minicentrífugas

Se trata de una variación de las centrifugadoras de sobremesa con una velocidad considerablemente más elevada. Su función está pensada para el campo de la biología molecular.

Refrigeradas

Como su propio nombre indica, son centrífugas que, además de llevar a cabo su función como centrífuga, mantienen fría la muestra para que el contenido, con alta sensibilidad al calor, no se eche a perder.

Aunque existen distintas variedades de centrífugas, todas comparten una característica común, controlar el movimiento sobre ellas es algo que mejora sustancialmente los resultados que ofrece.

 

Ventajas del control de movimiento

A la hora de escoger una máquina centrífuga, es recomendable que la que escojas para que tu laboratorio destaque por sus pequeñas -pero suficientes- dimensiones, tenga una garantía de durabilidad y tanto el arranque como el alcance sean con un movimiento suave, bajo y sin vibración.

La función de las máquinas centrífugas es producir una vibración y movimiento exacto para que separe las partes o componentes de una muestra o químico en distintos espacios.

Esto se consigue debido a la densidad de cada material que compone la muestra. Por ello, es tan importante poner el foco en el tipo de movimiento centrífugo que la máquina lleva a cabo. Un mal gesto o vibración puede terminar por estropear el trabajo.

De este modo poder controlar el movimiento de una máquina centrífuga es, sin lugar a dudas, un factor importante e interesante en un contexto de laboratorio. Para conseguirlo, te presentamos los resortes para tapas centrífugas.

 

Bansbach

Resorte de gas Bansbach

En Daneel mechatronics te ofrecemos el resorte ideal para tapas centrífugas, el resorte de gas Bansbach. Este, cuenta con numerosas ventajas que harán que tu centrífuga funcione a la perfección y, por ende, el trabajo elaborado con ella sea más eficiente.

Bansbach cuenta con unas propiedades únicas en términos de durabilidad debido básicamente al tratamiento Ceram Pro® y la cámara interna de engrase, además de características de funcionamiento, fricción y comportamiento de amortiguación. Esto desemboca en un movimiento suave durante todo el recorrido que, junto con su característica amortiguación individual, permite abrir y cerrar la tapa sin dañar la muestra y, al mismo tiempo, alcanzar las posiciones finales sin ningún tipo de problema.

Resortes de centrífugas

El resorte de gas Bansbach es de tamaño pequeño (ø4/12 y ø6/15) y está pensado para espacios de instalación reducidos. Utiliza una fricción muy baja y presenta fuerzas mínimas de arranque.

Para que el trabajo sea impecable de principio a fin, las distintas tecnologías de amortiguación garantizan un trabajo óptimo al final de su uso.

Se trata de un resorte pensado para que se adapte a cualquier centrífuga que lo necesite, por lo que la curva de amortiguación se puede adaptar exactamente a su aplicación.

Su amortiguación es dinámica para un movimiento totalmente controlado durante todo el recorrido. Además, existe la opción de diseñar el resorte perfecto Bansbach para que se adapte a tu centrífuga. ¿A qué esperas para sacarle el máximo partido?

Esperamos que con este artículo hayas podido conocer con más detalle cómo de importante es mantener un control del movimiento de la centrífuga.

Contacta con nuestro equipo de expertos para un asesoramiento
personalizado.

Los más leídos

Nov 30

Actuadores lineales de THK

En Daneel Mechatronics disponemos de los mejores productos de movimiento lineal para que encajen de manera óptima en los proyectos...

Nov 23

Tipos de mecanizados y sus características

¿Te has planteado alguna vez cómo se da forma a las piezas que rodean nuestro entorno, independientemente del material del...

Nov 10

Soluciones de automatización y robótica

En Daneel Mechatronics llevamos varios años ofreciendo soluciones de automatización y robótica que cumplen con los objetivos y requisitos de...